“El Señor descubra su rostro y te conceda la paz” (Núm. 6,26)

 

60º Aniversario de Ordenación sacerdotal en la Orden de Hermanos Menores Capuchinos

Montevideo 10.12.1950 – Corrientes 10.12.2010

  

Creo que debo escribir sencillamente esto que ha sucedido en mis largos años de vida; y que es como un cántico de alabanza maravilloso.

 

Con acierto y agradecimiento repetiría el estribillo de la canción que dice: “desde el vientre de mi madre te conocía y te consagré”. Ser elegido y consagrado en una familia religiosa que posee tantos miembros santos, y que fueron ungidos por el mismo designio de Dios.

 

En Santa Isabel de la Trinidad había leído la inspirada expresión: “El sacerdote es otro Cristo que trabaja para la gloria del Padre”. No descubro otra expresión tan acertada, que refleje el perfil de mi persona…

 

SACERDOCIO

…Soñado desde siempre… vivido intensamente, hasta ahora, en esta dádiva gratuita de una larga existencia…

 

EJERCIDO

En pobreza y minoridad, con muchas imperfecciones y miserias que solo Dios en su misericordia comprende y acepta.

 

VIBRADO

Con solo saberlo y serlo… en el humilde ministerio de un fraile menor.

 

CRISTO

Fue dándose, perfilándose, afianzándose en los años vividos en la Orden Capuchina. Este Cristo, como lo reviste mi alma, es fuente de lo recibido como capuchino, que lo ha modelado…

 

PADRE

La Gloria del Padre es su Hijo Jesús… Así, la gloria en Jesús; es el ungido humano, en los rasgos del amor del Padre, que él transmite. Trabaja para la gloria del reino del Padre, sin cansancio, ni puertas cerradas, ni días feriados. La gloria del Padre es la labor misericordiosa de la siembra, cada día¡siempre!

 

Queda por agregar la labor de hermano y sacerdote, en esta lid de los 60 años de presbítero. El desempeño de algunos menesteres llevados a cabo en las fraternidades. Oficios y servicios encomendados en la fraternidad provincial, a través de los cuales quise consignar el más bello de los gestos minoríticos: ser fraterno.

 

En síntesis… el lema de Santa Isabel de la Trinidad, ha sido el camino, vivificado en cada estación de mi vida personal, la motivación renovada…, por Cristo, en el Padre, que ha sido en estos largos años de vida sacerdotal.

  

 

Fr. Pedro Temperán OFMCap.



FRAY PEDRO BERNARDO TEMPERÁN OFM Capuchino

Los integrantes del Grupo de Oración y de la Obra Solidaria Padre  Pío, agradecemos a nuestro Director Espiritual, fray Pedro Bernardo Temperán, por su contante estar junto a nosotros, apoyándonos y guiándonos en todas las actividades.

Le decimos ¡¡ Gracias!! Porque a su lado vamos creciendo en fe y esperanza.

¡¡Gracias!! Por su forma de ser, ya que, con su saludo cordial, su mirada atenta y afectuosa, su risa franca, su mano siempre tendida hacia el hermano que sufre… nos hace ver que en las pequeñas o grandes cosas de la vida, hechas con amor…  ¡Ahí está  Jesús!


 


Fray Pedro nos dice:

He nacido en el norte de Uruguay, en el Departamento de Rivera, en estrecho límite con Brasil hace ya varios años.
Mi vida franciscana comenzó después de una experiencia de cinco años en el Seminario del  clero secular o diocesano. Fui claramente llamado a la vida franciscana, en 1944 profeso en la Orden Capuchina seducido por el encantador y perfumado espíritu de San Francisco de Asís es decir: sencillez, simplicidad y altísima desapropiación de bienes materiales.
Hacer un giro bastante cerrado, dejar para comenzar de nuevo es fruto del don de Dios. Fui ordenado sacerdote el 10 de diciembre de 1950.
La vocación contiene los medios para continuar hasta el fin, si no se está motivado por lo Alto (Espíritu Santo) es difícil mantener el compromiso con el Señor.
Desde 1944 hasta la actualidad  he servido al Señor largamente con alegría, felicidad, entera y decidida voluntad, habiéndome desempeñado como párroco en la Parroquia Santa María de los Angeles (Bs. As), San Antonio de Padua (Montevideo), Parroquia Nuestra Señora de Pompeya (Corrientes), Parroquia San Roque (Catamarca) y como Rector y profesor en el Colegio Capuchino de Concordia (Entre Ríos)
Soy deudor del Señor por haberme concedido una radical decisión que jamás ha tenido grietas, indecisiones, en una y otra parte: Argentina - Uruguay he puesto mi pequeña constitución para cumplir mi vocación. Caracteriza ésta mi vida, la alegría de mi perfecta completez, nada me falta; servir al Señor en la Orden Franciscana Capuchina.

 

Fr. Pedro Temperán

 FAMILIA TEMPERÁN


Fary Pedro Temperán

Total de visitantes en esta página 44115 visitantes
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=