NOTICIAS  2018
 
AGOSTO DEL 2018

2 DE AGOSTO: SANTA MARÍA DE LOS ÁNGELES
 

PATRONA DE LA FAMILIA FRANCISCANA



INDULGENCIA DE LA PORCIÚNCULA CONOCIDO TAMBIEN COMO EL PERDÓN DE ASÍS

En el año 1216, San Francisco mientas oraba en la pequeña iglesia  de la Porciúncula, tuvo una visión  donde  se le apareció Jesús en su gloria, con la Virgen María a su derecha y muchos ángeles a su alrededor, le dijo que expresara un deseo, y Francisco imploró un "perdón amplio y generoso" para todos aquellos que, "arrepentidos y confesados", visitaran aquella iglesia. Ante el silencio de Jesús, Francisco le suplicó a la Virgen “"Te ruego, a Ti, Santísima Madre, la abogada de la raza humana, que intercedas conmigo, por esta petición". María miró sonriente a Jesús, e inmediatamente Jesús le dijo a Francisco "Te concedo lo que pides, pero debes de ir a mi Vicario, el Papa, y pídele que apruebe esta indulgencia", después  la visión desapareció.

Francisco pidió, con gran humildad, al Papa Honorio III que le concediera la gracia extraordinaria de la   indulgencia plenaria para el que  contrito y confesado, entrara en la iglesita de la Porciúncula.

En la actualidad, esta Indulgencia puede obtenerse no sólo en Santa María de los Ángeles o la Porciúncula, sino en todas las iglesias franciscanas, y también en las iglesias catedral y parroquial, cada 2 de agosto, con las siguientes condiciones:

1) Visitar una de las iglesias mencionadas, rezando un Padrenuestro y el Credo; 2) confesarse y comulgar; 3)  Rezar por las intenciones del Papa. (Padrenuestro; avemaría y Gloria)

JULIO DEL 2018

 23: SANTA MISA EN HONOR AL PADRE PÍO

 Te invitamos a participar de la Celebración que tendrá lugar, como todos los meses, en nuestra Parroquia de Pompeya.
19:30 * la Adoración al Santísimo.

20:00 * Santa Misa por el alivio del sufrimiento


JUNIO DEL 2018

 23: SANTA MISA EN HONOR AL PADRE PÍO

Señor, por tu infinita misericordia alivia el dolor de nuestros hermanos sufrientes y necesitados, te lo pedimos por intercesión de la Virgen y la  del Santo Padre Pío.

 Te invitamos a participar de la Celebración que tendrá lugar, como todos los meses, en nuestra Parroquia de Pompeya.
19:30 * la Adoración al Santísimo.

20:00 * Santa Misa por el alivio del sufrimiento.

 

16 DE JUNIO DEL 2002/ 2018

16  AÑOS DE LA CANONIZACIÓN DEL PADRE PÍO


En el plan de Dios, la cruz constituye el verdadero instrumento de salvación para toda la humanidad y el camino a la santidad para  cuantos quieren seguirlo.

En el siglo XIII, sobre el Monte Alvernia, Cristo dijo a San Francisco de Asís: “Te he dado los estigmas, que son los signos de mi Pasión, para que seas mi abanderado.”

Siete siglos después en el Monte Gargano, el  Padre Pío de Pietrelcina recibe sobre su cuerpo cinco potentes rayos que partieron de un  gran crucifijo   e hirieron sus manos, sus pies y su costado, para identificarlo  cada vez más  a Cristo crucificado.

Su Santidad Juan Pablo II, durante la ceremonia de  canonización del Padre Pío  dijo:  "¡Cuán actual es la espiritualidad de la cruz que vivió el humilde capuchino de Pietrelcina! Nuestro tiempo necesita redescubrir su valor para abrir el corazón a la esperanza.”

El Padre Pío y la Cruz: “¡Cómo es dulce el nombre de la cruz! Allí, al pie de la cruz de Jesús, las almas se revisten de luz, se inflaman de amor, allí les cercen alas para elevarse en los vuelos más excelsos. Que esta cruz sea también para nosotros y para siempre el lecho de nuestro reposo, nuestra escuela de perfección, nuestra amada herencia…”  


MAYO DE 2018

EL 25 DE MAYO CELEBRAMOS EL NACIMIENTO DEL PADRE PÍO


 

El Dios de los cristianos es el Dios de las transformaciones. Echáis en su seno el dolor y sacáis la
paz; echáis desesperación y veréis surgir le esperanza.”
Padre Pío


24 DE MAYO

NOVENA EN HONOR AL PADRE PIO (último día) 

Día 9               Oración

San Pío de Pietrelcina, te pedimos nos enseñes la humildad de corazón, para ser considerados entre los pequeños del Evangelio, a los que el Padre prometió revelar los misterios de su Reino.

Ayúdanos a orar sin cansarnos jamás con la certeza de que Dios conoce lo que necesitamos antes de que se lo pidamos.

Alcánzanos una mirada de fe capaz de reconocer prontamente en los pobres y en los que sufren el rostro mismo de Jesús.

Protégenos en la hora de la lucha y de la prueba y, si caemos, haz que experimentemos la alegría del sacramento del perdón.

Transmítenos tu tierna devoción a María, Madre de Jesús y Madre nuestra.

Acompáñanos en la peregrinación terrena hacia la patria feliz, a donde esperamos llegar también nosotros para contemplar eternamente la gloria del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. 

LA ORACIÓN DEL PADRE PÍO.

Reflexión: El padre Pío repetía con frecuencia: “Se busca a Dios en los libros, pero se lo encuentra en la oración. Si hoy no se cree, se debe a la falta de oración. Más se ora, más aumenta la fe y se encuentra a Dios“.

El Padre Gabriel Amorth, amigo e hijo espiritual del padre Pío, dijo: “El padre Pío, cuanto más avanzaba en edad, más sentía la necesidad de aumentar la oración. La necesidad de la oración le era sugerida por la conciencia de saberse indigno, se sentía un gran pecador, con el riesgo de poder perder la fe. Por ello ha sido siempre un gran pedigüeño de oración. Yo sabía que sí quería verlo iluminado de gozo, no tenía más que decirle: “Padre rezo por usted”.

El padre Pío se había definido a sí mismo: “Un fraile que ora“. Sus biógrafos lo definen como a san Francisco de Asís. “Un hombre hecho oración”.

Los continuos llamados del Papa Pío XII a la oración para que terminara la guerra, encontraron en el padre Pío una respuesta concreta. Él fundó sus ya famosos grupos de oración, que definió: “Semilleros de fe, hornos de amor en los cuales Cristo mismo está presente cada vez que se reúnen para la oración bajo la guía de sus directores espirituales”.

La oración principal que se reza en estos grupos, es el santo rosario y una breve reflexión sobre algún mensaje espiritual, y los ejemplos de la vida santa del padre Pío se vuelven actos de caridad de los devotos.

Pronto tuvieron mucha difusión en Italia y en todo el mundo. El mismo Santo Padre, Juan Pablo II, dijo que los grupos de oración son una de las herencias espirituales más preciosas que nos dejó el santo.

*Oremos:* Dios todopoderoso y eterno, que nos diste en san Pío de Pietrelcina un modelo insigne de oración, haz que nuestra vida transcurra en una constante y ferviente unión contigo, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.                                                                                                                               *Grupos de oración del Padre Pio. Animación argentina - santopadrepio23@gmail.com*   *ORACIÓN, CARIDAD Y FORMACIÓN*


 

~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~

NOVENA EN HONOR AL PADRE PIO

Día 8                Oraciòn de todos los días

San Pío de Pietrelcina, te pedimos nos enseñes la humildad de corazón, para ser considerados entre los pequeños del Evangelio, a los que el Padre prometió revelar los misterios de su Reino.
Ayúdanos a orar sin cansarnos jamás con la certeza de que Dios conoce lo que necesitamos antes de que se lo pidamos.
Alcánzanos una mirada de fe capaz de reconocer prontamente en los pobres y en los que sufren el rostro mismo de Jesús.
Protégenos en la hora de la lucha y de la prueba y, si caemos, haz que experimentemos la alegría del sacramento del perdón.
Transmítenos tu tierna devoción a María, Madre de Jesús y Madre nuestra.
Acompáñanos en la peregrinación terrena hacia la patria feliz, a donde esperamos llegar también nosotros para contemplar eternamente la gloria del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
 
EL AMOR DEL PADRE PÍO A LA IGLESIA Y AL PAPA

 Ante el “Fenómeno” padre Pío, los fieles de todo el mundo llegaban a él en mayores grupos para oír sus misas y confesarse con él.
Sin embargo, desde diferentes sectores de la misma Iglesia surgieron calumnias y falsos informes sobre su vida y actividad, y hasta el mismo Santo Oficio de Roma le prohibió durante un tiempo celebrar en público y confesar.
¿Cómo reacciona el padre Pío? Con humildad, silencio y oración. Nos cuenta un hermano suyo: “Al recibir la noticia de la prohibición de celebrar y confesar en público, el padre Pío dejó entrever unas lágrimas y un gesto de profundo dolor. Se retiró a la tribuna del coro y a los pies del crucifijo estuvo orando hasta la medianoche”.
Luego él mismo dijo: “La Iglesia es una madre a la que hay que amar y más cuando nos pega“.
A un admirador e hijo espiritual que quería llevar una protesta públicamente, dijo: “Si en verdad me amas, no debes continuar lo que estás haciendo por mí. No se puede amar al hijo, mortificando a la madre Iglesia”.
El padre Pío amaba al Papa como a Cristo en la tierra, y diariamente ofrecía su vida por él. “Mi primer recuerdo de cada día en la oración de la mañana –decía- es por el Papa“.
La fundación de los grupos de oración tiene como primera y principal intención orar por la Iglesia y por el Papa. “Yo quiero que mis grupos de oración –decía- oren siempre según las intenciones del Papa, a quien amo tanto, tanto, como al mismo Jesucristo“.
Oremos: Oh Dios, nuestro refugio y fortaleza, escucha benignamente las oraciones de tu Iglesia y, por la intercesión de san Pío de Pietrelcina, concédenos con abundancia cuanto te pedimos con fe. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.                                                                                                                     *Grupos de oración del Padre Pio - Animación argentina  santopadrepio23@gmail.com*

 

 PARROQUIA DE NUESTRA SEÑORA DE POMPEYA CORRIENTES-ARG.
 

NOVENA EN HONOR “AL PADRE PIO” DESDE EL 16 AL 24
(La encuentras acá, en esta misma página un poco  más abajo)

 

Los devotos del Padre Pío iniciamos la novena en su honor, a 131 años de su nacimiento, en la humilde casita rural de Pietrelcina. Con plena confianza invoquemos su intercesión ante el Señor por el alivio del sufrimiento en el mundo entero.

“El Padre Pío puso en la cumbre de su vida y de su apostolado la Cruz de su Señor como su fuerza, su sabiduría y su gloria. Inflamado de amor hacia Jesucristo, se conformó a Él por medio de la inmolación de sí mismo por la salvación del mundo. En el seguimiento y la imitación de Cristo Crucificado fue tan generoso y perfecto que hubiera podido decir «con Cristo estoy crucificado: y no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí»” Fuente EWTN

 

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

San Pío de Pietrelcina, te pedimos nos enseñes la humildad de corazón, para ser considerados entre los pequeños del Evangelio, a los que el Padre prometió́ revelar los misterios de su Reino.

Ayúdanos a orar sin cansarnos jamás con la certeza de que Dios conoce lo que necesitamos antes de que se lo pidamos.

Alcánzanos una mirada de fe capaz de reconocer prontamente en los pobres y en los que sufren el rostro mismo de Jesús.

Protégenos en la hora de la lucha y de la prueba y, si caemos, haz que experimentemos la alegría del sacramento del perdón.

Transmítenos tu tierna devoción a María, Madre de Jesús y Madre nuestra.

Acompáñanos en la peregrinación terrena hacia la patria feliz, a donde esperamos llegar también nosotros para contemplar eternamente la gloria del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. 

21 de mayo : Día 6

EL AMOR DEL PADRE PÍO A LA VIRGEN MARÍA

Reflexión: Desde niño el padre Pío tuvo siempre una tierna, afectuosa y confiada devoción a la Virgen María.
Cuando sacerdote  se consagró totalmente a ella y la consideró “Dulcísima Madre de los sacerdotes, mediadora y dispensadora de todas las gracias”.
Cuando pasaba ante una imagen de la Virgen, decía: “Te saludo, María, saluda a Jesús de mi parte”.
Festejaba el mes de mayo con mucho fervor. Decía: “El mes de mayo para mí es el mes de las gracias. Quisiera tener una voz poderosa para invitar a todos los pecadores del mundo a amar a la Virgen"
Su amor a la Virgen era muy grande –cuenta un sacerdote-. Recuerdo que una vez le pedimos al padre Pío, en la fiesta de la Asunción, que nos diera un pensamiento sobre la fiesta. Se le iluminó el rostro y sollozando dijo: “Hijos míos, amemos a la Virgen, ella es nuestra Madre”. Se emocionó y se puso a llorar. También nosotros nos pusimos a llorar, confundidos ante tanto amor.

Llamaba el rosario su arma preferida. Lo llevaba enrollado en la mano o en el brazo, como si fuera un arma siempre empuñada.
Su devoción a la Virgen era concreta y profunda, que lo llevaba a Cristo. La Virgen Dolorosa lo llevaba al misterio de la cruz, a embriagarse en los padecimientos de Jesús.
La Virgen lo introdujo también en el misterio eucarístico. Escribió: “¡Pobre madrecita, cuánto me quiere! ¡Con qué cariño me ha acompañado esta mañana hasta el altar! Me ha parecido que ella no tuviera ni siquiera en quién pensar sino sólo en mí, al llenarme el corazón de santos afectos.”

 Oremos: Dios omnipotente y eterno, que has hecho grandes maravillas en la Virgen María, madre de tu Hijo y madre nuestra, por intercesión de san Pío de Pietrelcina, renueva en nosotros las maravillas del Espíritu para que podamos bendecir eternamente tu nombre. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 

 

 

~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~
20 de mayo: Día 5 

 EL PADRE PÍO, MÁRTIR DEL CONFESIONARIO  

Reflexión: Podemos resumir el ministerio sacerdotal del padre Pío, en dos polos luminosos: el altar y el confesionario. En el altar se inmolaba con Cristo en la cruz y en el confesionario repartía la infinita misericordia del Señor.
En el confesionario el padre Pío desempeñó su paternidad con fuerza y ternura. Era severo y exigente con los penitentes curiosos e hipócritas. Era inflexible con los pecados contra la vida, los pecados de la blasfemia y la trasgresión del precepto de la misa festiva. No era raro que cerrara la ventanilla del confesionario en las narices de los penitentes o les gritara: ¡Fuera de aquí, desgraciado!
Sus explosiones eran fuertes vibraciones de su espíritu para romper ciertas barreras y sacudir ciertos corazones empedernidos.
El Papa Juan Pablo II, en la canonización del padre Pío, dijo:“Aunque aquel singular confesor trataba a los peregrinos con aparente dureza, éstos, tomando conciencia de la gravedad del pecado y sinceramente arrepentidos, volvían casi siempre para recibir el abrazo pacificador del perdón sacramental”.
Un penitente tres veces despedido del confesionario y, finalmente absuelto, comentaba: “Ahora sí que he llegado a comprender la gravedad de mis faltas. Hasta este momento nadie había sacudido mi indiferencia, como ahora lo ha hecho el padre Pío. Ahora comprendo mejor y le agradezco a Dios que se haya servido para ello del pulso firme y, al mismo tiempo, paternal del padre Pío”
¡Cuánto le costaban al padre Pío las confesiones! Solía decir: “¡Si supieran cuánto cuesta un alma!. Las almas no se dan como regalo: se compran. ¡Ustedes no saben lo que le costaron a Jesús! Ahora y siempre hay que pagarlo con la misma moneda”.

Oremos: Dios todopoderoso y lleno de bondad, que nos has dado en san Pío de Pietrelcina un modelo de sacerdote consagrado al ministerio de la penitencia, concédenos, por su intercesión, convertirnos a ti de todo corazón y recibir tu misericordia abundante. Por Jesucristo Nuestro Señor.

 

~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~

 

19 de mayo: Día 4
EL AMOR DEL PADRE PÍO A LA EUCARISTÍA 

Reflexión: La Eucaristía es la acción de gracias por las maravillas que Dios ha hecho por nosotros con la muerte y resurrección de su Hijo Jesucristo. Jesús ha querido quedarse con nosotros real y sustancialmente con su cuerpo, sangre, alma y divinidad como sacrificio, es decir, memorial de su muerte y como alimento espiritual en la comunión sacramental. 

Dios llamó al padre Pío a ser sacerdote y víctima. Gente de todo el mundo acudían a San Giovanni Rotondo para ver de cerca al estigmatizado padre Pío celebrar la santa misa.

Cristo crucificado se hacía presente visiblemente en la persona de su ministro: su pasión y su muerte se reflejaba durante la celebración del sacrificio del Calvario, celebrada por un sacerdote que en aquel momento le prestaba voz, manos y corazón.

“Lo que más me hiere –escribe el padre Pío a su director espiritual- es el abandono en que se encuentra Jesús en el Santísimo Sacramento. Mi corazón se siente como atraído por una fuerza superior antes de unirme a él al comulgar. Siento tanta hambre y sed de recibirlo, que falta poco para que no muera de ansia.

A veces voy a recibirlo como con fiebre. Y esta hambre y sed en lugar de apagarse, después que lo he recibido, se acrecientan siempre más en mí, al grado de decirle a Jesús: ¡Basta!, Porque no aguanto más.” 

 

Oremos: Padre celestial, para la mayor gloria de tu santo nombre y por el mayor bien de las almas, te suplicamos por intercesión de san Pío de Pietrelcina, que multipliques el número de tus sacerdotes. Derrama sobre ellos tu divino Espíritu, enamóralos de la cruz y haz muy fecundo su apostolado. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

 

~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~
18 de mayo de 2018: Día 3  

AMOR DEL PADRE PÍO A LA PALABRA DE DIOS
Reflexión: Uno de los deberes del sacerdote es la predicación de la Palabra de Dios. Los presbíteros, en virtud del sacramento del Orden, han sido consagrados para predicar el Evangelio. El sacerdote está acreditado oficialmente por la Iglesia para predicar la palabra como maestro.

Por eso el obispo, en la ceremonia de ordenación, le dijo: “Recibe el Espíritu Santo”. 

Cuando el padre Pío llegó a San Giovanni Rotondo, el provincial lo encargó de la educación de unos treinta muchachitos que se preparaban a la vida religiosa capuchina. El superior, el Padre Paulino, nos describe así las ocupaciones en las que empleaba sus horas el padre Pío: “Se dedica a la lectura de libros espirituales, de modo especial a la lectura de la Sagrada Escritura”. 
Uno de los niños de aquel tiempo, el padre Manuel de San Marco escribió:“La forma de hablar del padre Pío en las conferencias era tan expresiva y conmovedora, que superaba todo lo imaginable, porque todo cuanto decía le salía de su misma vida, de su propio corazón. ¡Con qué dulzura nos hablaba de Jesús, Camino, Verdad y Vida! ¡Con qué ternura se expresaba cuando citaba textualmente las palabras del Señor!”
Todos los que conocieron al padre Pío y lo oyeron predicar, afirman que lo hacía con ardor y eficacia. 

Oremos: Dios todopoderoso y eterno, escucha la oración de tu pueblo, da fuerza a cuantos predican el Evangelio en el mundo y concédenos que así como san Pío de Pietrelcina fue en la tierra un ardiente y humilde predicador de tu palabra, ahora en el cielo sea nuestro poderoso intercesor. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 


~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~
17 de mayo: Día 2  

AMOR DEL PADRE PÍO AL PRÓJIMO 

Reflexión: Quien ama a Dios, tiene que amar también al prójimo. El amor a Dios y el amor al hermano forman un solo mandamiento.

“La caridad –decía el padre Pío- es la perla de las virtudes. Del mismo modo que las perlas se mantienen unidas por el hilo, así las virtudes por la caridad. Y así como las perlas se caen si se rompe el hilo, de igual modo, disminuye la caridad y las virtudes desaparecen”.

El padre Pío no podía soportar ni la crítica ni el hablar mal de los hermanos. La murmuración le daba náusea. “Teniendo tantos defectos que criticar en nosotros, ¿para qué perdernos en contra de los hermanos?”

Movido por este amor para con los hombres sus hermanos, exclamaba ante Dios como Moisés: “¡O perdonas a tu pueblo o bórrame del libro de la vida!”

Su amor al hombre lo lleva a dar vida a dos grandes obras: la Casa Alivio del Sufrimiento y los grupos de oración. Hablando de la Casa Alivio del Sufrimiento decía: “Háganla tan bonita como el paraíso, porque en ella va a habitar Cristo enfermo“. A los médicos y enfermeros recomendaba: “Ustedes tienen la misión de curar al enfermo; pero si no llevan amor al lecho de los enfermos, no creo que las medicinas sirvan de mucho. Sean portadores de Dios para los enfermos; eso será más útil que cualquier otro cuidado”.

Los grupos de oración tenían que ser de apoyo a la Casa Alivio del Sufrimiento. 

Oremos: Dios todopoderoso y eterno, escucha con bondad la oración de tus fieles, y por la intercesión de san Pío de Pietrelcina, dígnate visitar con tu consuelo a nuestros hermanos enfermos y haz que recobren pronto la salud y te den gracias en la Iglesia. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 


~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~
        16 de mayo, Día Primero

 

EL AMOR DEL PADRE PÍO HACIA DIOS: 

 

Dios es amor; Dios es un Padre bueno y misericordioso, lento para la cólera y pronto al perdón.

Dios nos ama –decía el Padre Pío- y una de las pruebas que nos ama es el hecho de que nos tolera en el momento mismo en que lo ofendemos. Dios es Padre de todos; pero lo es, de modo especialísimo, para los desgraciados y de modo todavía más singular lo es para ti

El padre Pío escribía a su director espiritual: “Me siento devorado por el amor de Dios. Dios está, para mí, fijo en mi mente e impreso en mi corazón. Nunca lo pierdo de vista; admiro su belleza, sus sonrisas, sus misericordias.

El principal atributo de Dios es la misericordia que perdona y remedia los pecados de sus creaturas. Él es rico en misericordia. Su misericordia brota de su amor desinteresado y gratuito hacia los que no son amables ni merecen ser amados.

Siento cada vez la imperiosa necesidad –decía el Santo- de entregarme con más confianza a la misericordia divina y de poner sólo en Dios toda mi esperanza”. Y repetía: “Yo no deseo otra cosa que morir o amar a Dios: o la muerte o el amor, pues la vida sin este amor es peor que la muerte.”

Recuerda –escribía a una hija espiritual- que el centro sobre el que gira la perfección es el amor; quien vive del amor, vive en Dios, porque Dios es amor, como dijo el Apóstol”.

 

Oremos: Dios todopoderoso y eterno, a quien confiadamente invocamos con el nombre de Padre, intensifica en nosotros el espíritu de hijos adoptivos tuyos, y concédenos por intercesión y ejemplo de san Pío de Pietrelcina, que merezcamos entrar en posesión de la herencia que nos tienes prometida. Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén.

 


~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~
8 DE MAYO:

 FESTIVIDADA DE NUESTRA SEÑORA DE LUJÁN

PATRONA DE LA ARGENTINA



San Juan Pablo II, en 1982, en una Misa en el Santuario de Luján dijo: “Ante esta bendita imagen de María, a la que mostraron su devoción mis predecesores Urbano VIII, Clemente XI, León XIII, Pío XI y Pío XII, viene también a postrarse, en comunión de amor filial con vosotros, el Sucesor de Pedro en la cátedra de Roma”.

Hoy te pedimos por Argentina, por nuestro pueblo. Ilumina nuestra patria con el sol de justicia, con la luz de una mañana nueva, que es la luz de Jesús. Enciende el fuego nuevo del amor entre hermanos. (Fuente ACI Prensa)


FIESTA LITÚRGICA DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DE POMPEYA


 

Con alegría acompañamos con nuestras oraciones a la comunidad de Nuestra Señora del Rosario de Pompeya, que celebra su Fiesta
Patronal. Pedimos al Señor que la bendiga y a la Santísima Virgen que la proteja y la haga constructora de paz y de  amor. 


ABRIL DE 2018


EL CORAZÓN DEL PADRE PÍO LATE EN AMÉRICA

(Ver acá)

 

 

Los corazones de los devotos del Padre Pío, laten con más fuerza por la emoción de sentir la presencia cercana  del Corazón del Santo de Pietrelcina en suelo argentino.  Demos gracias a Dios porque  ese corazón será fuente de bendiciones para muchos.

 

El corazón del Padre Pío vino materialmente a visitar esta tierra americana, donde un día su padre, Horacio Forgioni, emigró de Italia en busca del sustento de su familia y para que su hijo Francisco pudiera cumplir su sueño de ser sacerdote.

Que la presencia en América de la Santa Reliquia, sea portadora de fe, paz,  esperanza y caridad para todos los habitantes y que la semilla sembrada por ese  humilde y  fraile, siga dando abundantes frutos de santidad para que la familia capuchina continúe creciendo en el mundo entero.


 

 

EL CORAZÓN DEL PADRE PÍO, LATE EN EL CORAZÓN DE ÁMERICA




Gracias Señor por permitirnos estar tan cerca del corazón de nuestro amado Padre Pío

 


El corazón del Padre Pío cruzó el inmenso mar para venir al encuentro de sus devotos en América.
Su primera visita fue a la República hermana del Paraguay,  ahí fue recibido con gran alegría y devoción por el pueblo paraguayo y una cantidad de peregrinos llegados desde los países limítrofes. Todos Unidos y hermanados por la inmensa fuerza que emana de la figura del "Crucificado sin cruz" , este Santo tan presente y tan actual que mueve multitudes.
Con sólo mirar a los que se acercaban para recibir la bendición con la Santa  Reliquia, bastaba para ver en sus rostros , bañados por lágrimas de emoción, la inmensa Fe y la gran confianza que depositan en la mediación del Padre Pío para aliviar sus angustias y sufrimientos.. Muchas lágrimas también eran de agradecimiento por los favores recibidos a través de Su intercesión ante el Señor.
¡¡ Fueron tantas las emociones, que las palabras no alcanzan  para expresar el cúmulo de sentimientos que nos deja su presencia tan cercana!!
En un mundo materialista y conflictivo como el de hoy, el padre Pío nos deja un mensaje de fe y de esperanza.
Nos hace ver que, con humildad, sencillez, fortaleza de espíritu y perseverancia en la fe y en la oración se llega al corazón de Dios y "se multiplican los premios"


Gracias Padre Pío por visitarnos y Gracias Señor por habernos concedido la dicha de poder estar junto al Corazón del Padre Pío.

En la Cateral de Asunción del Paraguay



El Corazón del Padre Pío, atrae multitudes.


Novena milagrosa de San Pío de Pietrelcina

 

(Pedir la gracia por intercesión del Padre Pío)

Canto:
Ayúdame Padre Pío.
No puedo orar yo solo.
Hazme remontar el vuelo.
Dona la paz a mi alma. Oh Padre de la esperanza,
Ilumina mi camino.
La noche está aquí conmigo. Padre, necesito de ti.

Oh, glorioso San Pío que ya en tu vida terrena fuiste una señal clara del poder milagroso de Dios, que sana a los enfermos, consuela a los afligidos, levanta a los caídos,  anima a los desesperados y socorre a los necesitados, intercede, ahora que estás en la gloria  del cielo, por cada uno de tus devotos, para que alcancemos la gracia de la conversión total y también los favores que tanto necesitamos.
Canto: Ayúdame Padre Pío…
Oh, glorioso San Pío que llevaste en tu cuerpo las marcas de la Pasión de Cristo y aceptaste con humildad y amor tantas pruebas, persecuciones, calumnias y enfermedades, mostrándonos que, unidos a Dios, podemos superarlas todas, ayúdanos a abrazar nuestra cruz de cada día, sin perder jamás la esperanza, la alegría y la paz.

Canto: Ayúdame Padre Pío…
Oh, glorioso San Pío que fuiste un gran instrumento de Dios en la vivencia de los sacramentos, especialmente en la celebración devota de la Eucaristía y en la dedicación asidua a la reconciliación de los penitentes, enséñanos a gustar profundamente de la misa y a buscar en la confesión la fuerza para vencer al pecado y proclamar la victoria de Dios en nuestras vidas

Canto: Ayúdame Padre Pío…

 

 

Padre nuestro. Dios te salve. Gloria. San Pío- Ruega por nosotros. (tres veces)

 


PADRE PÍO NECESITO DE TI
 

"¿No nos dice el Espíritu Santo que, en la medida que el alma se acerca a Dios, debe prepararse para la prueba? ¡¡Ánimo, pues!! ¡Valor! Hija mía. Lucha con fortaleza y tendrás el premio reservado a las almas fuertes." (Epist. II, p. 423) Padre Pío

"Jesús mío, mi dulzura, mi amor,... amor que me sostiene"
Padre Pío 

VIVO POR ÉL

LATE EN AMÉRICA EL CORAZÓN DEL PADRE PÍO

AREGNTINA Y PARAGUAY, DOS PUEBLOS HERMANADOS EN LA FE

América late de emoción por la llegada del Corazón Santo, del Padre Pio de Pietrelcina, el  de ese humilde fraile capuchino que en vida llevó sobre su cuerpo los estigmas de Jesús y ofreció sus sufrimientos por la salvación de las almas.

 Cientos de  devotos, se preparan con alegría y emoción por poder sentir la presencia cercana y amorosa de su Santa Reliquia, que viene al encuentro de tantos hijos espirituales para aliviarles los sufrimientos y traerles una bocanada de aire puro que inunde de paz y esperanzas el corazón de cada uno de ellos.

Padre Pío, ruega por nosotros.






MARZO DE 2018

DOMINGO DE PASCUA

 

 


Queridos hermanos en Cristo Jesús, que la Luz del Señor Resucitado, brille en vuestra vida llenándola de paz y prosperidad, son los deseos del Grupo  de Oración Padre Pío de la Parroquia de Nuestra Señora de Pompeya de Corrientes-Argentina.

 

VIERNES SANTO: EL TRIUNFO DE LA CRUZ


Al mirar esa Cruz, contemplamos al AMOR INFINITO. A ese Jesús que nos amó tanto, que hasta dio su vida por nosotros.

 “Él soportó nuestros sufrimientos y cargó con nuestros dolores... Él fue traspasado por nuestras rebeldías y triturado por nuestras iniquidades….” (Is.53-4,5)

“El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas fuisteis sanados” (1 Pedro 2:24)

 

OH VÍCTIMA INMOLADA

Oh víctima inmolada, Por nuestra redención,

De cuyas llagas brotan las aguas del perdón.

Con mis frecuentes culpas, mil veces te ofendí.

Perdona mis pecados y ten piedad de mí.

¡Oh, cuánto amor respira tu abierto Corazón!

Tu muerte fue mi vida, Tu Cruz, mi salvación.  

 

Tú que te sientes solo, enfermo, deprimido, descreído, traicionado… Levántate y mira confiado  a Cristo que se dio por ti, por mí y por nosotros… Él  triunfó sobre la muerte para darnos vida en abundancia…    Permanezcamos firmes en la fe y vayamos confiados hacia Él, seguros de alcanzar Su Misericordia.

ORACIÓN AL CRISTO DEL CALVARIO
  (
de Gabriela Mistral)


En esta tarde, Cristo del Calvario,
vine a rogarte por mi carne enferma;
pero, al verte, mis ojos van y vienen
de tu cuerpo a mi cuerpo con vergüenza.

¿Cómo quejarme de mis pies cansados,
cuando veo los tuyos destrozados?
¿Cómo mostrarte mis manos vacías,
cuando las tuyas están llenas de heridas?

¿Cómo explicarte a ti mi soledad,
cuando en la cruz alzado y solo estás?
¿Cómo explicarte que no tengo amor,
cuando tienes rasgado el corazón?

Ahora ya no me acuerdo de nada,
huyeron de mí todas mis dolencias.
El ímpetu del ruego que traía
se me ahoga en la boca pedigüeña.

Y sólo pido no pedirte nada,
estar aquí, junto a tu imagen muerta,
ir aprendiendo que el dolor es sólo
la llave santa de tu santa puerta.

Amén,

 

ORACIÓN ENSEÑADA POR EL ANGEL A LOS PASTORCITOS DE FÁTIMA.

¡Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo! ¡Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan, no te aman!

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes con los que Él es ofendido. Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores.

 

Más información sobre Semana Santa en Corrientes-Argentina VER Arzobispado de Corrientes

VIERNES  23 DE MARZO: SANTA MISA EN HONOR LA PADRE PÍO

Como todos los meses, nos reunimos , en la Parroquia de Nuestra Señora de Pompeya de Corrientes-Argentina, para  celebrar juntos la Santa Eucaristía por los enfermos y necesitados del mundo entero.

 





TRANSITANDO LA CUARESMA



 

ORACIÓN ANTE EL CRUCIFIJO DE SAN DAMIÁN

“Sumo, glorioso Dios, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y verdadero mandamiento”

San Francisco de Asís

 

PENSAMIENTO DEL PADRE PÍO

“Sigamos al Divino Maestro a lo largo de la cuesta del Calvario cargando con nuestra cruz, y cuando Él crea conveniente clavarnos en la cruz, démosle gracias y considerémonos afortunados por tanto honor que nos ha concedido, sabiendo que el estar crucificado con Jesús es un acto más perfecto, que el simple contemplar a Jesús en la cruz.” Padre Pío

 

AL DIVINO MAESTRO


Oh Jesús, Divino Maestro, Tú que has realizado la obra sublime de nuestra redención en el Calvario, ayúdame a caminar contigo cada día de mi vida. Cuando el peso de mi cruz  se vuelva insoportable y me haga tropezar y caer,  tiende tu Mano Misericordiosa para levantarme, pero antes,  déjame tomar un poco de fortaleza y de vida en la Copa de tu Corazón herido,  para que al seguir tus huellas mi dolor se haga  dulce y liviano.

FEBRERO 2018

 

Tiempo de Cuaresma… Tiempo de ORACIÓN, DE LIMOSNA Y AYUNO…, pero por sobre todo ello, tiempo de CONVERSIÓN.

 

 

En estos cuarenta días, enséñanos Señor, a mirar hacia el cielo, para  que pueda volver de los caminos equivocados y que postrándome ante Ti esté preparado para que la dulzura de la Cruz no me sorprenda ni me asuste, antes bien, que vea en Ella el milagro de la Salvación.

 

 



Queridos hijos, hoy los invito a renovar la oración y el ayuno, aún con mayor entusiasmo, hasta que la oración se convierta en alegría para ustedes. Hijitos, quien ora no teme el futuro y quien ayuna no teme el mal. Les repito una vez más: sólo con la oración y el ayuno hasta las guerras pueden ser detenidas, las guerras de vuestra incredulidad y de vuestro miedo por el futuro (mensaje de María reina de la Paz de Medjugorje del 25/01/2001).


 

La limosna, no se limita a dar bienes materiales, es una actitud de apertura,  es la entrega de uno mismo, basada en la caridad hacia el hermano que sufre. Es darse por   amor a Dios y a los demás, es unirse a Jesús en su pobreza.  

 

“El ayuno comporta la elección de una vida sobria en su estilo, que no derrocha, una vida que no “descarta”. Ayunar nos ayuda a entrenar el corazón a lo esencial y al compartir. Es un signo de toma de conciencia y de responsabilidad frente a las injusticias, a los atropellos, especialmente con respecto a los pobres y a los pequeños, y es signo de la confianza que ponemos en Dios y en su providencia” Papa Francisco

 

ORACIÓN PARA EL DÍA DE AYUNO